Proyecto impulsado por estudiantes de la UPAP fue seleccionado entre los 10 mejores por UNICEF Paraguay

A partir del programa de voluntariado “Jere” impulsado por UNICEF Paraguay, estudiantes de la Universidad Politécnica y Artística del Paraguay (UPAP), específicamente en la sede Central y las filiales de Encarnación, Ciudad del Este, Caaguazú, Santa Rosa del Aguaray, San Lorenzo, Ñemby y Villeta, impulsaron proyectos orientados a la prevención de la violencia en cualquiera de sus formas en las comunidades.

Siendo el proyecto “Cuidarte” presentado por la filial Caaguazú seleccionado entre los diez mejores. El mismo estuvo enfocado a la erradicación de la violencia psicológica hacia niños y adolescentes. Fue implementado en la fracción la Ernestina Alto Pinar, ubicada en la comunidad Virgen de Lourdes de la localidad, bajo la tutoría de la Lic. Graciela Casco, docente de la institución.

Los estudiantes fueron capacitados junto a representantes de otras universidades, como voluntarios por UNICEF Paraguay, algunos de manera presencial y otros en la modalidad virtual, de manera a adquirir los conocimientos y herramientas para la elaboración e implementación del proyecto.

Cada grupo contaba con coordinadores, de los cuales fueron nombrados como coordinadores destacados, los estudiantes Antonella Cantero, de la filial Ñemby, Adolfino Cornet, filial Santa Rosa del Aguaray y Raúl Goiris, filial Caaguazú.

El proyecto “Cuidarte” fue seleccionado entre los 10 mejores y propuso en su primera etapa la concurrencia voluntaria de niños y adolescentes a diferentes actividades, por un lado, charlas informativas sobre la violencia, identificación, prevención y lugares a donde acudir para solicitar ayuda. Además, participaron de talleres interactivos de cocina, manualidades, artes, pintura, inglés y deportes, permitiéndoles integrarse, conocerse a sí mismos, descubrir sus habilidades y talentos, jugando y aprendiendo potenciando así, su crecimiento personal.

La temática del proyecto fue seleccionada a partir de una serie de evaluaciones y visitas de campo realizada por los estudiantes, identificando a la violencia psicológica como una problemática social vigente que afecta en gran medida a personas de diferentes edades y condiciones. El objetivo fue sembrar en los participantes y sus familias, el interés sobre las consecuencias negativas que pueden generar los actos violentos en cualquiera de sus formas en el entorno, además de proveerles herramientas para su identificación, necesarias para poder enfrentarla y erradicarla.

Lic. Graciela Casco señaló que unos 53 niños y adolescentes de entre 6 y 14 años participaron durante un mes de los talleres y charlas informativas realizadas por los voluntarios, “entre cuentos, videos y dibujos tenían la posibilidad de expresarse y compartir lo aprendido”, detalló.

“Fue una experiencia maravillosa, inclusive las madres y abuelas se acercaban y participaban de las actividades, fue un gran trabajo de entrega y dedicación de todos los voluntarios, integrándose en acciones de gran beneficio para la comunidad en general”, destacó.

Por su parte, el estudiante Raúl Goiris indicó que el proyecto implicó un largo camino de aprendizaje, en el que junto a sus compañeros tuvieron la oportunidad de compartir sus conocimientos y vivenciar enriquecedoras experiencias. “Estoy muy feliz de haber podido lograr algo útil para la sociedad, porque nuestro trabajo fue seleccionado como uno de los mejores, porque los organizadores ven un futuro en el proyecto que llevamos adelante”, acotó. Además, agradeció la oportunidad y el acompañamiento de la tutora y la coordinadora de la filial, la Lic. Laura Viedma.

El proyecto fue ganador de un semillero de 3.000 dólares, los cuales serán invertidos para que la iniciativa siga escalando. Según señaló la docente la intención es capacitar a nuevos voluntarios, involucrando a padres y madres, y a través de la integración de estudiantes de Arquitectura impulsar la construcción y equipamiento de un espacio para el desarrollo de talleres de confitería, repostería, artes y manualidades en general.

De esta forma la UPAP promueve acciones de extensión universitaria que integran activamente a los estudiantes y la comunidad, creando espacios de aprendizajes e intercambio de experiencias en beneficio de la sociedad en general, incentivando en ellos un espíritu emprendedor, solidario y con sólidos valores.